Lunes, 26 de febrero de 2018
 
Discurso del contralor general en el primer encuentro de Contralorías Estadales en Materia de Talento Humano

Buenos días.

En nombre de Dios todopoderoso y del pueblo soberano de Venezuela, en ejercicio del poder constituyente originario e intransferible por órgano de la Asamblea Nacional Constituyente, a cuya soberanía están sometidos los poderes públicos constituidos en sus tres niveles de Gobierno: nacional, estadal y municipal, en representación de la Contraloría General de la República Bolivariana de Venezuela, instalo oficialmente el I Encuentro con directoras y directores de Talento Humano de las contralorías estadales.

Es propicio el espacio para dejar sentado una vez más que este Máximo Órgano de Control Fiscal resolvió aprobar el Plan Estratégico del Sistema Nacional de Control Fiscal (PESNCF) 2016-2021, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 40.983 de fecha 7 de septiembre de 2016.

La ejecución del PESNCF solo es posible mediante la acción coordinada de sus integrantes, necesaria para fortalecer la capacidad del Estado y la gestión de gobierno con eficiencia, eficacia, transparencia, ética pública, moral administrativa, lealtad, humildad, honestidad, sentido de pertenencia institucional, objetividad, rendición de cuenta, responsabilidad en el ejercicio de la función pública.

Es necesario lograr la debida, eficaz y oportuna prevención y lucha contra la corrupción y la impunidad, para beneficio de las ciudadanas y ciudadanos, como centro de objeto del Sistema Nacional de Control Fiscal (SNCF).

El SNCF es y seguirá siendo en el tiempo el modelo de referencia en el ejercicio coordinado del control, la vigilancia y la fiscalización de los ingresos, gastos y bienes públicos y de las operaciones relativas a ellos, cuyas actuaciones están orientadas a la realización de auditorías, inspecciones y cualquier tipo de revisiones fiscales en los organismos y entidades sujetos a su control, actuando con el desempeño de un alto componente ético, profesional, tecnológico y de participación ciudadana.

Las servidoras y servidores públicos responsables de la ejecución del PESNCF deben gozar de confianza y credibilidad para lograr el apoyo de la comunidad, representada en los consejos comunales o cualquier otra asociación de ciudadanos y ciudadanas que tenga como norte fortalecer el poder popular. Esto se hace evidente y necesario para coadyuvar en la necesidad del Estado para el logro de la mayor suma de felicidad social, enmarcado en el principio constitucional que tienen los órganos y entes del estado de colaborar entre sí, para la consecución de sus fines (artículo 136 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela).

Dicho esto, enfocaré algunas premisas que servirán de base para los cambios necesarios con el fin de fortalecer el SNCF. Exhorto a los presentes a que comiencen a trabajar desde ya en las propuestas que a lo largo de mi intervención haré.

No cabe duda de que la gestión de talento o recursos humanos constituye la base fundamental en la cual se sustenta el logro de los objetivos planificados institucionalmente. Es por ello que se deben seleccionar y formar servidoras y servidores públicos adecuados para cada puesto y para cada momento, y que se formen para desempeñar las funciones inherentes a sus cargos de manera eficiente y con apego a todos los principios anteriormente señalados.

La moderna función de personal en las últimas décadas ha conquistado el derecho de considerarse como el pilar fundamental que sustenta toda organización y toda institución; por ello, cuando dos o más personas unen sus fuerzas y colaboran para alcanzar un objetivo común, el logro de las metas trazadas es de mayor cantidad y calidad.

La misión de la dirección de talento o recursos humanos está centrada en la responsabilidad de gestionar el reclutamiento, selección, colocación y egreso de los trabajadores y trabajadoras a todos los niveles y para cada unidad administrativa; también tiene la responsabilidad de velar por el buen trato y la justa administración de los beneficios socioeconómicos, para mantener y fortalecer un buen clima laboral.

De manera, pues, que son las directoras y los directores de talento o recursos humanos quienes tienen la responsabilidad de mantener un adecuado entorno laboral y bienestar del colectivo, tanto activo como pasivo, que hace vida laboral institucional.

La exigencia de la calidad humana y profesional debe comenzar por las directoras y los directores de talento o recursos humanos, así como de sus subalternos directos, y debe ser demostrada mediante la gestión eficaz, con base en estrategias innovadoras, proporcionando los servicios adecuados para lograr los más altos niveles de calidad de vida a las servidoras y los servidores activos y pasivos, es decir, jubilados y jubiladas, que no deben pasar desapercibidos.

Grosso modo, o latu sensu, voy a recordar que dentro de los objetivos estratégicos de la gestión de talento o recursos humanos, tenemos los siguientes:

- Desarrollar mecanismos que permitan la captación, selección y colocación del potencial humano adaptado al requerimiento y las necesidades del órgano o ente.

- Fortalecer los valores patrios y socialistas y la cultura en general para crear y mantener en el tiempo las condiciones necesarias para mejorar el clima laboral.

El clima laboral, a mi criterio, se logra implementando desde ya, hoy mismo, sin pérdida de tiempo, sin que se quede en el papel o en este encuentro, un modelo de capacitación y desarrollo integral del talento humano en todo los niveles directivos y no directivos, no solo a nivel profesional, técnico y de apoyo.

Igualmente, a nivel de secretariado, asistentes administrativos, oficinistas, mensajeros, aseadores, entre otros; a tal efecto, instruyo a que se activen las misiones Robinson, Ribas y Sucre. Que esto no se quede en la palabra, pues lo estoy solicitando desde hace dos años y medio.

- Es necesario orientar la estructura organizativa hacia un modelo centrado, que permita a los supervisados y supervisadas estar cerca de sus superiores, y que permita mejor comunicación entre las direcciones y las trabajadoras y los trabajadores de línea. Esto solo se logra con la implementación de una estructura organizativa plana con la menor cantidad de niveles de gestión, que fomente el aprovechamiento directo de los funcionarios y funcionarias creativos y dispuestos a resolver problemas mediante la colaboración inmediata.

Medidas disciplinarias

Resulta oportuno y necesario traer a colación lo relativo a las medidas disciplinarias como facultades del empleador para corregir la conducta inadecuada de los subalternos y subalternas, por la inobservancia de sus deberes principales como el cumplimiento del horario de trabajo, la asistencia al trabajo y la correcta ejecución de las funciones inherentes a sus cargos.

En este mismo orden de ideas, es necesario establecer un plan de formación que permita el correcto comportamiento por parte de los trabajadores y las trabajadoras y así evitar la aplicación de medidas disciplinarias como herramientas correctivas, ya que es necesario aplicar previamente medidas formativas tales como el exhorto o la amonestación verbal para que los esfuerzos individuales de los trabajadores y trabajadoras se encaminen mejor hacia la cooperación o desempeño, fomentando a su vez la autodisciplina en vez de poner métodos sancionatorios.

Debemos entender que mediante la formación se persigue el fortalecimiento de la autoestima. El plan correctivo tiene como objetivo fortalecer la autodisciplina, para que reine un clima de justicia y equidad institucional.

Quise traer a este encuentro palabras del general en jefe y doctrinario de la revolución bolivariana Jacinto Pérez Arcay, tomadas de su obra El fuego sagrado en el corazón del hombre, páginas 164, 165 y 166, Caracas, 21 de noviembre de 2016:

“El filósofo de la educación y psicólogo social que palpita con tanto amor en el discurso ante el Congreso de Angostura esboza los parámetros biosicosociales e histórico-geográficos que informan la personalidad y conducta colectiva del hombre […], Bolívar alude y exige la enseñanza previa de la ciudadanía antes de someterla al cumplimiento de la ley; insiste en preparar al hombre para la libertad cultivando previamente el espíritu […], el proceso educativo precisa de maestros que estimulen la conducta ciudadana hacia la consecución del bien común, como fin concreto para el crecimiento en libertad…”.

Auditoría de personal

Hablar de auditoría de personal es referirse a la auditoría de gestión de talento o recursos humanos, necesaria para asegurar que los resultados se ajustan a los objetivos previstos.

La auditoría de personal consiste en un proceso de investigación y evaluación sobre la gestión con el fin de determinar la eficiencia y eficacia del programa que se pone en práctica.

El propósito principal de la auditoría de personal debe estar enfocado no solo en señalar la falla y los problemas o debilidades, sino presentar sugerencias y soluciones. En este sentido, el objetivo principal de dicha auditoría es fundamentalmente educativo, inclusive permite el diagnóstico de los problemas, para someterlos a medidas correctivas.

Me atrevo a señalar que las técnicas que ofrecen mayor confiabilidad en la recolección de información válida para la auditoría de personal son las siguientes:

- Revisión documental: Consiste en el análisis de la información existente sobre el personal, que se obtiene de la conformación de los expedientes administrativos y movimientos de personal o nóminas, entre otros.

- Encuestas: Mediante cuestionarios que permitan recoger opiniones confiables.

- Entrevistas: Permiten verificar la veracidad de la información requerida mediante la expresión corporal.

- Observación directa: Es un método útil para revisar la información recolectada por otros métodos y verificar su veracidad.

La auditoría de personal consiste en un examen crítico que persigue el fin de evaluar y mejorar la eficacia y eficiencia en un órgano o ente sobre la gestión que ejecuta las direcciones de talento o recursos humanos.

Es necesario señalar en este encuentro que conforme a la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República y del Sistema Nacional de Control Fiscal, las unidades de auditoría de las contralorías de los estados, de los municipios y de los distritos están facultadas para ejercer el control fiscal apoyándose en los informes, dictámenes y estudios técnicos.

Directoras y directores presentes, compatriotas todos y todas, debemos conformar un equipo sólido y permanente a nivel nacional que permita entender el Sistema Nacional de Control Fiscal como un sistema de vanguardia, guiado por la ética pública y la moral administrativa, responsable de asumir con honestidad, equidad, decoro, humildad, vocación de servicio, disciplina y compromiso social los diferentes roles a los que estamos obligados, en el marco de nuestras competencias, sin perder de vista la participación del ciudadano y ciudadana.

Insto a las contraloras y contralores de estados y municipios, y a sus directoras y directores ordenados según sus estructuras organizativas, a que orienten su gestión hacia la profundización del sistema de control interno, ejercido por las máximas autoridades y demás niveles directivos y gerenciales a que promuevan el adecuado ejercicio de control social a través de la comunidad organizada en aras de salvaguardar el patrimonio público.

Venezuela socialista

En el marco de la Venezuela socialista, se me ocurrió traer a este evento algunas reflexiones: el socialismo del siglo XXI adquirió difusión mundial desde que fue mencionado por el doctrinario y padre del socialismo en Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, el 30 de enero de 2005, desde el V Foro Social Mundial.

En dicho foro, el Comandante Eterno de la Revolución Bolivariana expresó: “Hemos asumido el compromiso de dirigir la Revolución Bolivariana hacia el socialismo y contribuir a la senda del socialismo, un socialismo del siglo XXI que se basa en la solidaridad, en la fraternidad, en el amor, en la libertad y en la igualdad; debemos transformar el modo de capital y avanzar hacia un nuevo socialismo que se debe construir día a día”.

Ahora bien, es necesario reflexionar sobre los siguientes aspectos:

No hay duda de que vivimos un tiempo blindado por el proceso socialista; pero también es cierto que este proceso aún se está gestando, todos los días debemos verlo así, para sentir la necesidad de fortalecerlo y defenderlo. Aún se construyen las bases para implantar la nueva economía y la nueva macroeconomía.

Valores éticos

Además de los valores mencionados en el recorrido del discurso, debemos evaluar que en general los valores éticos son un conjunto de normas que a diario tenemos de manera inconsciente en nuestro mundo cognitivo, y algunas veces no los exteriorizamos, lo cual podrá constituir en algunos casos graves errores, pues son los valores éticos una guía que nos ayuda a actuar de manera correcta frente a diversas situaciones; esos valores éticos son propios de cada persona y regulan la conducta individual y más en el caso de la valoración al talento humano.

En el marco de los valores éticos no tiene cabida el liderazgo visto y asumido como un título; cuando el liderazgo se asume como una condición de carácter personal el director o gerente menoscaba su condición de verdadero líder.

Ustedes deben hacerle sentir a sus subalternos a través de la palabra o reconocimiento verbal que están colaborando al logro de las metas trazadas, indistintamente de la obligación que tienen para con la institución por recibir un salario y estar sometidos a un horario de trabajo; manifestarles que hacen un buen trabajo, exhortarlos al trabajo en equipo y, en general, reconocerles sus actitudes personales y apoyo al trabajo que realizan. Este tipo de reconocimiento es necesario porque sin darnos cuenta configura en el espacio de cada unidad administrativa un clima laboral favorable.

El elogio como reconocimiento

Elogiar a los subalternos significa reconocerles sus méritos y cualidades mediante expresiones motivadoras.

En este sentido, quise traer a este encuentro formas de elogios comunes, que tienen aplicación a diario para motivar a los subalternas y subalternos, con el propósito de mantener y fortalecer el clima laboral:

· Dar las gracias cara a cara produce una satisfacción.

· Estrechar la mano a un empleado y reconocerle que ha hecho un buen trabajo produce motivación.

· Pedir a los empleados su opinión sobre asuntos importantes los hace sentir incluidos en el proceso.

No puedo terminar este discurso sin invocar una vez más que la República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente, y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar el Libertador, que son derechos irrenunciables de la nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional.

Le regalo a la audiencia el siguiente pensamiento: “Lo que se adquiere con trabajo, dedicación, lealtad, humildad, sentido de pertenencia y amor, más se ama”. Manuel Enrique Galindo Ballesteros, Caracas, 24 de febrero de 2018.

Contraloras y contralores somos todos.

Independencia y patria socialista. Viviremos y venceremos.

Gracias, gracias, gracias.

Volver al indice
   
Mapa del sitio    Contáctanos
Avenida Andrés Bello, Edificio Contraloría General de la República. Caracas - 1050, Venezuela.
Central telefónica: [58212] 508.31.11 - 508.30.00
RIF: G-20000026-0